Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios,

¿ aceptas el uso que hacemos de las cookies.? Saber más

Acepto

COOKIES

Al aceptar esta política usted consiente el uso de las cookies utilizadas en este sitio web. 

Concepto de Cookie 
Una cookie es cualquier tipo de archivo o dispositivo que un sitio web descarga en el equipo terminal de un usuario (PC, Teléfono o cualquier otro dispositivo) con la finalidad de facilitar la navegación, almacenar, recuperar y/o actualizar datos. La cookies no daña su ordenador. 

Uso de las cookies en este sitio web 
Las cookies son una parte primordial y esencial del correcto funcionamiento de nuestro sitio web. Utilizamos cookies de:
- identificación
- para la navegación (suponiendo una mejora en la misma y una navegación más cómoda para el usuario)
- para análisis de la navegación (puramente estadísticas)
- para añadir productos al carrito y para comprar productos.

Este sitio web no usa las cookies para almacenar información personal, tampoco para dirigir publicidad nuestra. 

Quién usa las cookies de este sitio web? 
La información que se almacena en la cookies es usada exclusivamente por nosotros. A excepción de Google analytics, que es usada y gestionada por google y por nosotros con fines estadísticos. 
Es posible que al navegar por otras webs se publiciten anuncios de nuestros productos, la visualización de estos es gestionada a través de datos obtenidos mediante cookies a las que este sitio web tiene acceso. 

Desactivar cookies 
Usted puede desactivar las cookies. Sin embargo, si usted selecciona esta configuración tendrá dificultad para acceder a ciertas partes de nuestra página web, tener una navegación menos eficaz e incluso tener dificultad para realizar un pedido de forma correcta en este sitio web.

Puede bloquear, restringir, borrar o establecer las cookies que quiere que funcionen en este sitio web mediante la configuración del navegador:

 

"NUNCA ME HABÍAN OFRECIDO NADA"

Escrito por

bien Leo en la prensa que "La Fundación Acciona dota de electricidad asequible a una de las zonas más empobrecidas de Perú: Cajamarca" e inevitablemente mi mente vuela... porque yo conozco muy bien Cajamarca. Una ciudad intensa que preside uno de los departamentos más pobres, encajada entre los Andes y tan alejada del resto del país que sus gentes se encuentren solas:

“Nos hemos dirigido a la base de la pirámide. Una parte de la población que nunca va a tener acceso a servicios básicos como a la electricidad o el suministro saludable de agua, una región a la que no llega el Estado ni las empresas porque no hay negocio”.

Y siento regocijo y orgullo de que las empresas algunas veces hagan tan bien las cosas. Así sí...

Y estando en esto, de entre todos mis recuerdos cajamarquinos me asalta uno especialmente bello que quisiera que siempre me acompañase pero que hasta ahora creo que nunca os lo había contado:

Resulta que hace años, en una fría y húmeda mañana, poco después del amanecer, salí desde mi hotel a vagar por las calles dirigiéndome sin prisa hacia la Plaza de Armas. Y en algún rincón, una viejecita vendía frutitas de aguaymanto (unas sabrosas bolitas naranjas también llamadas uchuva) y le compré una bolsita. Había llovido  esa noche y el cielo estaba límpido. Seguramente debía ser domingo porque las calles estaban desérticas y al llegar a su imponente Plaza, me sorprendió comprobar que estaba completamente vacía.  Algo insólito.

Recuerdo muy bien que me dirigí lentamente a la zona central, lleno de paz e impregnando mis sentidos de todas las sensaciones que me ofrecía la mañana en aquel bello lugar. Y en un momento dado, justo cuando iba sentarme en un banco llevándome a la boca la primera de las bolitas de aguaymanto, pasó junto a mí con sus bártulos una barrendera, pertrechada en un recio uniforme amarillo. Y yo tuve un gesto reflejo y ofrecí aquel primer fruto a aquella mujer diciéndole de repente:

"Señora, ¿Quiere?"

Y ella, sorprendida, levantó su mirada, y con mucha parsimonia primero dejó su cubo y escoba en el suelo, y después fue quitándose los guantes de lona amarilla... mientras me miraba sorprendida. Y en silencio alargó su mano ya despojada en la que yo deposité media docena de aquellos frutillos. Y ya, cuando menos lo esperaba, con una gran dignidad me dijo:

"Nunca me habían ofrecido nada"

Se las comió en silencio, volvió a ponerse aquellos guantes y siguió barriendo... mientras que yo me quedé sobrecogido por aquello que acababa de vivir.

Por eso hoy, me siento especialmente reconfortado de que la responsabilidad social de una empresa, española además, haya llevado la luz de la esperanza a algunos miles de hogares perdidos en las montañas de Los Andes.

IMG 5128

Juan Carlos Garcia de los Reyes

JUAN CARLOS GARCÍA DE LOS REYES (1960. Guadix, Granada. Andalucía), es Master en Arquitectura (ETSA Sevilla 1984) y Máster en Estudios Urbanos y Territoriales (INAP 1993). Autor de La Ciudad Comprometida

1 comentario

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.