Juan Carlos Garcia de los Reyes


La Ciudad Comprometida

Blog de Juan Carlos García de los Reyes
 


Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios,

¿ aceptas el uso que hacemos de las cookies.? Saber más

Acepto

COOKIES

Al aceptar esta política usted consiente el uso de las cookies utilizadas en este sitio web. 

Concepto de Cookie 
Una cookie es cualquier tipo de archivo o dispositivo que un sitio web descarga en el equipo terminal de un usuario (PC, Teléfono o cualquier otro dispositivo) con la finalidad de facilitar la navegación, almacenar, recuperar y/o actualizar datos. La cookies no daña su ordenador. 

Uso de las cookies en este sitio web 
Las cookies son una parte primordial y esencial del correcto funcionamiento de nuestro sitio web. Utilizamos cookies de:
- identificación
- para la navegación (suponiendo una mejora en la misma y una navegación más cómoda para el usuario)
- para análisis de la navegación (puramente estadísticas)
- para añadir productos al carrito y para comprar productos.

Este sitio web no usa las cookies para almacenar información personal, tampoco para dirigir publicidad nuestra. 

Quién usa las cookies de este sitio web? 
La información que se almacena en la cookies es usada exclusivamente por nosotros. A excepción de Google analytics, que es usada y gestionada por google y por nosotros con fines estadísticos. 
Es posible que al navegar por otras webs se publiciten anuncios de nuestros productos, la visualización de estos es gestionada a través de datos obtenidos mediante cookies a las que este sitio web tiene acceso. 

Desactivar cookies 
Usted puede desactivar las cookies. Sin embargo, si usted selecciona esta configuración tendrá dificultad para acceder a ciertas partes de nuestra página web, tener una navegación menos eficaz e incluso tener dificultad para realizar un pedido de forma correcta en este sitio web.

Puede bloquear, restringir, borrar o establecer las cookies que quiere que funcionen en este sitio web mediante la configuración del navegador:

 

Lo que sienten mis pensamientos

20190418 natillas

Ahora que el frío vuelve a arreciar, es un momento muy propicio (como cualquier otro, claro) para refugiarse en “el calor del hogar”, ese que no entiende de chimeneas, de leña o de radiadores y si de compañía, de afectos y de recuerdos. Sobre todo, de recuerdos, sí. De esos que sientes que viviste con alguna de esas personas maravillosas que siempre tendrán un hueco en lo más profundo de tu ser. Esos seres que siempre te acompañan porque en realidad nunca se fueron del todo.

Y uno de esos recuerdos tiene que ver con el Jueves Santo, porque a mi madre, que nunca tenía descanso a la hora de sembrar armonía entre toda la familia, le encantaba recordarnos que era el “día del amor fraterno” … y de entre las muchas maneras que tenía para hacernos sentir ese “calorcito”, hoy os voy a hablar de las famosas “natillas de la abuela Maricarmen” …

Y es que con la llegada de la Semana Santa mi madre sacaba de la alhacena el perol de cobre y se afanaba en cocinarlas para todos nosotros… diez hijos, que con las nueras, yernos y nietos éramos en realidad todo un destacamento deseoso de comerlas como cada año. Pero no solo para su familia más directa, ya que nunca faltaron para la tía Carmela, para el Tío Pepeluis y las tías Encarnita, Mariateresa y Sole, para Mariluz (la del Spar San José), la vecina Encarnita, los consuegros, los Hermanos Fosores del Cementerio, el Sr. Obispo…

Yo siempre quise conservar aquel perol de cobre, como lo más preciado de mis pertenencias, porque sabía bien que era mucho más que un vistoso utensilio de cocina, al evocar como ningún otro a una persona tan sencilla, generosa, valiente y alegre como era mi madre. La Abuela Maricarmen, como la llamábamos todos.

Y como ya llevábamos dos años sin ese maravilloso ritual culinario y fraternal, a la cosa había que ponerle remedio… Así que, con la ayuda de mi hermana Maite (que encarna maravillosamente las virtudes de “la abuela”) hoy nos hemos puesto manos a la obra: Hemos rescatado la receta, desempolvado el perol y, con mucha paciencia y con la alegría que flotaba en el ambiente de su cocina, hemos pasado una mañana de lo lindo:

  • Han sido 36 huevos, cinco litros de leche, 90 gramos de almidón de maíz, la cáscara de una hermosa naranja, unos palos de canela, 900 gramos de azúcar…
  • Primero hemos separado las claras de los huevos para batirlas a punto de nieve, espolvorearlas en ese momento con un poquito de azúcar y cocerlas a cucharadas, y por ambas caras, en leche muy caliente… y las fuimos depositando en sus fuentes respectivas (una para cada hermano).
  • Y aparte, hemos batido las yemas con un poco de leche; diluido el azúcar en leche también; integrado el almidón y pasado todo ello por un colador hacia el perol de cobre, tan brillante.
  • Y ya, con mucha paciencia, a cocer las natillas a fuego medio removiendo constantemente con una cuchara de palo y siempre en la misma dirección… hasta que ya tomaron cuerpo y espesaron.
  • Y, por último, las fuimos depositando en cada una de las fuentes, sobre las claras de huevo cocidas, con unas sonrisas y un gozo digno de las grandes ocasiones…

Han salido ricas… muy ricas, más bien. Ha sido además una bella mañana en la que alguien volaba entre nosotros supervisando la faena y feliz de que hayamos tomado el testigo… Porque al hacer las natillas de la abuela Maricarmen, también la estábamos recordando a ella (y al abuelo) y también escuchábamos, como cada año, aunque esta vez en el corazón, que no hay mejor tesoro que tener muchos hermanos… o lo que es lo mismo, que nos prodiguemos en mimar a la familia y a las personas queridas, y decirles, aunque sea con un cuenco de natillas, lo importantes que son para nosotros…

Y lo he decidido, como yo soy el depositario del perol de cobre, cada año haré las natillas de la abuela en la casa de uno de los hermanos… (Y creo que el año que viene visitaré por estas fechas la casa de Rafa y mi cuñada Paqui).

20190418 natillas7

20190418 natillas6

20190418 natillas4

20190418 natillas3

20190418 natillas2

Martes, 02 Abril 2019 07:30

CUANDO SUMANDO MULTIPLICAS…

Escrito por

equipo de gr

Si te tapas un ojo con la mano, tu visión se vuelve plana y pierdes la perspectiva de lo que discurre a tu alrededor… y bastará que, unos segundos después, liberes a tu mirar para recuperar el contacto con el volumen, la profundidad y la espacialidad. ¿Imaginas entonces qué nuevos matices podrías incorporar a tu visión si tuvieses un tercer, cuarto o centenar de miradas superpuestas? Pues algo así ocurre con el conocimiento de las cosas, con el trabajo compartido, cuando perseguimos los sueños de muchos, o con la toma de decisiones en común…

Porque las miradas colectivas siempre son más ricas, aportan más matices, alejan de las obsesiones y resisten mucho mejor el paso del tiempo… Y al igual que a tu simple mirada le bastó un segundo punto de vista para llenarse de matices, la superposición de visiones siempre va a enriquecer y llenar de matices cualquier decisión, conocimiento o encrucijada con la que te enfrentes en tu día a día…  

Por tanto… ¿Alguien duda a estas alturas de la vida que la sabiduría tiene mucho más que ver con sumar los conocimientos de muchos que con la brillantez de uno solo? ¿O que las decisiones colectivas, debidamente trabajadas, siempre son más ricas, sensibles, certeras y oportunas?  No solo eso, sino que la propia esencia de la humanidad descansa precisamente en la trasmisión de saberes, experiencias y logros que generación tras generación fueron sumando, en una especia de espiral infinita en la que “todo lo que es, es por lo que ha sido…” En la que no podríamos entender quiénes somos si ignorásemos a los que nos antecedieron y sus logros colectivos… desde que el mundo es mundo. Como tampoco podríamos desentendernos de nuestra responsabilidad para legar a las generaciones futuras no ya simplemente un buen lugar en el que vivir… sino también una sociedad más sabia, más sensible y más justa…

Pero, como dicen en mi pueblo, el camino se hace andando, y dependerá de cada uno de nosotros que, con nuestra mejor actitud, en nuestro día a día, en nuestro circulo próximo, en nuestra ciudad o en nuestro país, podamos aportar unas actitudes que propicien diálogos, intercambios, consensos, proyectos colectivos, prosperidad, justicia social, y miradas amplias...

Y yo eso lo veo con absoluta nitidez en mi labor como urbanista y planificador, ya que, como tantas veces he contado y cuento en todos los lugares a los que la vida me lleva, los planes de futuro deben ser concebidos “como una tarea colectiva (de la sociedad, de sus dirigentes y lógicamente de los especialistas). Porque sólo a través de la participación de los ciudadanos y de las instituciones se podrá garantizar la idoneidad de las soluciones técnicas que hayan sido propuestas. O lo que viene a ser lo mismo: que los planes sean viables y que estén al servicio de la sociedad y no al contrario…

Y, anda que te andas el camino, debo confesaros (en un secreto a voces, porque no pierdo la oportunidad de decirlo, incluso de gritarlo al viento) que yo, haciendo de la necesidad virtud, ya no sabría caminar sin el apoyo de mi equipo. Con el que sueño, con el que comparto, con el que ideo, con el que cocino esos proyectos comprometidos que necesita la colectividad. Y por eso, con ese afán de superponer conocimientos, especialidades, sensibilidades y miradas compartidas es mucho más sencillo que los resultados puedan concretarse más tarde en logros colectivos… no ya nuestros, sino de la sociedad a los que van dirigidos…

Así que hoy, por si aún no lo habíais captado, queridos amigos de La Ciudad Comprometida, mi brindis, mi agradecimiento y mi alegría va por ese equipo de personas maravillosas que me acompañan día a día en mi quehacer profesional…  

Kika, Mónica, Natalia, Alejandro, Juan Carlos, Noelia, Elena, Isabel, Alberto, María, Santiago, Darío... ¡Va por todos vosotros!

equipo de gr 3equipo de gr 3

 

Martes, 05 Febrero 2019 20:00

LA SEÑORA CRISTINA… Y MI SEÑORA MADRE

Escrito por

2013 04 08 17.40.56 Copia en conflicto de JuanCarlos TOSH 2014 06 06

La vida me brindó la posibilidad de vivir historias bellísimas que ocurrieron porque mi corazón estaba abierto a las gentes que fui conociendo, con las que aprendí, y a las que pude servir… Como esta, que seguramente ocurrió porque era bueno que ocurriera…

Todo empezó en Arequipa (Perú) hace unos años, creo que mediado el año 2012. Yo siempre me alojaba en el mismo hotel. El Hotel Santa Rosa, muy céntrico, y ubicado justo enfrente del Monasterio de Santa Catalina, el verdadero icono patrimonial de la ciudad. Por lo que era una calle muy transitada y llena de turistas. Así, las esquinas siempre estaban llenas de vendedores de toda clase. Y entre ellos, había una señora mayor que se sentaba cada día en el suelo para fabricar sus muñecas de trapo. Siempre iba vestida con las ropas tradicionales de la montaña y siempre me pedía que le comprase una. Pero yo sólo le sonreía agradecido y le decía que no.

Hasta que un buen día cambié de actitud, quizás llevaba menos prisa, y me senté con ella en el suelo para ver cómo las fabricaba… y me interesé por su vida. Era la Señora Cristina. Y le compré una bella cholita de trapo que llevaba a su bebé bordado en la espalda… Pero en el trato iba incluido que nos haríamos un selfie… y así fue. Sería para mi madre.

Y al llegar, como cada pocas semanas, a Guadix (Granada, España) para visitar a mi madre, ella abrió los ojos y sonrió feliz de su regalo… y mucho más cuando le mostré la fotografía de la Señora Cristina. Y, claro, le tuve que contar quién era, sus costumbres, que vivía con sus nietos con lo que ganaba fabricando muñecas… Y claro, se me ocurrió hacerme un nuevo selfie con mi madre y su muñeca…

Y cuando poco después volví de nuevo a Arequipa y me topé con la Señora Cristina, recordé esa fotografía y le mostré orgulloso a quien había llevado su muñeca… Y el milagro se produjo…

Porque tuve que contarle a aquella sencilla anciana donde estaba España, al igual que numerosos detalles sobre mi madre… Y de ahí surgió una comunicación virtual entre esas dos bellas mujeres, que se prolongó por al menos dos años, en la que cada mes yo compraba tres muñecas de trapo (una de ellas para mi madre y las otras dos para regalarlas a familiares, compañeras de trabajo, amigas… que se las rifaban) más el correspondiente selfie…

Y tanto a una como la otra ya conversaban a través mía: Mi madre esperando ilusionada su nueva muñeca y el selfie con la Señora Cristina; y esta, expectante, para ver cómo el fruto de su trabajo ya estaba en manos de aquella otra señora española que parecía tan feliz… Y yo, entre ambas, maravillado por aquel vínculo de amistad y de respeto que se había creado entre ambas.

Cuando mi madre murió, poco tiempo después, tenía expuestas en el sitio más visible de su salón aquellas 20 muñecas de trapo… y también todas las mujeres de mi entorno, que ya conocían esta tierna historia, guardaban como oro en paño su muñequita de trapo arequipeña.

Espero que tengáis un bonito día.

 MAMÁ CON SUS MUÑECAS

2015 02 16 17.38.41

SEÑORA CRISTINA

Página 1 de 2