Juan Carlos Garcia de los Reyes


La Ciudad Comprometida

Blog de Juan Carlos García de los Reyes
 


Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios,

¿ aceptas el uso que hacemos de las cookies.? Saber más

Acepto

COOKIES

Al aceptar esta política usted consiente el uso de las cookies utilizadas en este sitio web. 

Concepto de Cookie 
Una cookie es cualquier tipo de archivo o dispositivo que un sitio web descarga en el equipo terminal de un usuario (PC, Teléfono o cualquier otro dispositivo) con la finalidad de facilitar la navegación, almacenar, recuperar y/o actualizar datos. La cookies no daña su ordenador. 

Uso de las cookies en este sitio web 
Las cookies son una parte primordial y esencial del correcto funcionamiento de nuestro sitio web. Utilizamos cookies de:
- identificación
- para la navegación (suponiendo una mejora en la misma y una navegación más cómoda para el usuario)
- para análisis de la navegación (puramente estadísticas)
- para añadir productos al carrito y para comprar productos.

Este sitio web no usa las cookies para almacenar información personal, tampoco para dirigir publicidad nuestra. 

Quién usa las cookies de este sitio web? 
La información que se almacena en la cookies es usada exclusivamente por nosotros. A excepción de Google analytics, que es usada y gestionada por google y por nosotros con fines estadísticos. 
Es posible que al navegar por otras webs se publiciten anuncios de nuestros productos, la visualización de estos es gestionada a través de datos obtenidos mediante cookies a las que este sitio web tiene acceso. 

Desactivar cookies 
Usted puede desactivar las cookies. Sin embargo, si usted selecciona esta configuración tendrá dificultad para acceder a ciertas partes de nuestra página web, tener una navegación menos eficaz e incluso tener dificultad para realizar un pedido de forma correcta en este sitio web.

Puede bloquear, restringir, borrar o establecer las cookies que quiere que funcionen en este sitio web mediante la configuración del navegador:

 

Si nos detenemos a pensar, pareciera que la sociedad actual recorre desbocada el tiempo que le ha tocado vivir. Y es que verdaderamente produce vértigo la toma de conciencia de que el hombre, que ahora más que nunca posee la tremenda capacidad transformadora que le posibilitan la tecnología y el conocimiento, vive con tal velocidad tantos acontecimientos que no le es fácil, las más de las veces, asimilar la trascendencia  de los cambios que propicia ya que otros nuevos cambios vuelven a llegar enseguida… O la certeza de que los centros de toma de decisiones pareciera que cada vez son más difusos... O que los ciudadanos, e incluso las instituciones, somos prisioneros de un sistema global del que nos sentimos más alejados que nunca. 

Además de que en este discurrir tan acelerado suelen pesar mucho más los números que las cualidades;  los resultados que las virtudes; la riqueza que la prosperidad; la autonomía que la armonía; la amenaza que la concordia; lo mío o lo nuestro que lo común; lo inmediato que lo maduro; o el presente que la memoria… Olvidándonos de manera tozuda que todo lo bueno y sin duda todo lo mejor lo fuimos labrando a través de miles de puntadas  hilvanadas en centenares de generaciones. Porque todo lo que es, es por lo que ha sido.

WhatsApp Image 2018 05 20 at 19.56.04

Y con este devenir quizás olvidamos que en todas las ciudades hay huellas hermosas de su pasado que nos narran logros colectivos que debiéramos perpetuar. Sean grandes monumentos, joyas de la arquitectura, tipologías de una época, o tramas que nos reflejan modos de vida ancestrales cuya escala, morfología y sistemas constructivos están llenos de belleza y que configuran paisajes urbanos llenos de significado y de historia colectiva. Pero cuyos valores y cuya armonía lamentablemente  pesan muy poco o no lo suficiente en la sociedad actual, que tantas veces pareciera que los ha abandonado a su suerte.

Como también olvidamos que los paisajes rurales que hay más allá de las urbes, encierran toda la sabiduría que el hombre ha ido adquiriendo a lo largo de su historia. De modo que natural y lo naturalizado dialogan desde el respeto y el equilibrio, en una ecuación maravillosa que ahora llamamos pomposamente sostenibilidad… Y se me vienen a la mente lugares en los que su paisaje y los elementos que lo conforman - arroyos y barrancos, vegetación, relieves, bancales agrícolas, construcciones rurales y núcleos de población- constituyen un bien colectivo que sintetiza a la perfección los tesoros naturales y culturales de los que gozan… Y sin embargo, sea por falta de criterios o por falta de compromiso, hoy caminamos mucho más por la senda de la ruptura que de la integración.

Por eso todas las voces serán pocas a la hora de reivindicar que nuestras ciudades y territorios deban desarrollarse de manera comprometida. Y para ello se hace imprescindible adelantarnos a los acontecimientos y planificar las actuaciones como instrumento para garantizar la sostenibilidad ambiental, social, económica y también cultural de nuestros entornos. Estableciendo los mecanismos necesarios que permitan que el desarrollo pretendido pueda realizarse utilizando racionalmente los recursos territoriales, sin esquilmarlos, y protegiendo el patrimonio cultural y natural como herencia recibida de nuestros antecesores, que deberá ser legada sin excusas y con la mejor salud a las generaciones futuras.

(Esta reflexión de hoy quisiera que fuese una aportación de La Ciudad Comprometida a la Fundación SAVIA y a su inciativa marvillosa denominada DEFENSORES DE LAS GENERACIONES FUTURAS)