Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios,

¿ aceptas el uso que hacemos de las cookies.? Saber más

Acepto

COOKIES

Al aceptar esta política usted consiente el uso de las cookies utilizadas en este sitio web. 

Concepto de Cookie 
Una cookie es cualquier tipo de archivo o dispositivo que un sitio web descarga en el equipo terminal de un usuario (PC, Teléfono o cualquier otro dispositivo) con la finalidad de facilitar la navegación, almacenar, recuperar y/o actualizar datos. La cookies no daña su ordenador. 

Uso de las cookies en este sitio web 
Las cookies son una parte primordial y esencial del correcto funcionamiento de nuestro sitio web. Utilizamos cookies de:
- identificación
- para la navegación (suponiendo una mejora en la misma y una navegación más cómoda para el usuario)
- para análisis de la navegación (puramente estadísticas)
- para añadir productos al carrito y para comprar productos.

Este sitio web no usa las cookies para almacenar información personal, tampoco para dirigir publicidad nuestra. 

Quién usa las cookies de este sitio web? 
La información que se almacena en la cookies es usada exclusivamente por nosotros. A excepción de Google analytics, que es usada y gestionada por google y por nosotros con fines estadísticos. 
Es posible que al navegar por otras webs se publiciten anuncios de nuestros productos, la visualización de estos es gestionada a través de datos obtenidos mediante cookies a las que este sitio web tiene acceso. 

Desactivar cookies 
Usted puede desactivar las cookies. Sin embargo, si usted selecciona esta configuración tendrá dificultad para acceder a ciertas partes de nuestra página web, tener una navegación menos eficaz e incluso tener dificultad para realizar un pedido de forma correcta en este sitio web.

Puede bloquear, restringir, borrar o establecer las cookies que quiere que funcionen en este sitio web mediante la configuración del navegador:

 

Viernes, 15 Febrero 2019 06:36

PORQUE... ¿QUIEN MIRA POR LAS IDEAS?

Escrito por
Valora este artículo
(1 Voto)

La sociedad actual es tan dinámica y cambiante que casi todo lo que vamos conociendo ya se hizo obsoleto nada más nacer. Y es que vivimos inmersos en una dinámica innovadora tan vertiginosa que nos vemos abocados a gestionar mucho más lo que está a punto de llegar que lo que vivimos en el presente.

En realidad, es una consecuencia de la globalización y de la universalización de la información, que permiten que el conocimiento interactúe en todas direcciones y prácticamente en tiempo real, por lo que las respuestas a cada reto son cada vez más diversas, más ágiles e incluso más futuristas… Y ya no necesitamos que un “Julio Verne” venga a narrarnos lo que vendrá algún día, porque ya hoy estamos viviendo el mañana. 

Esta revolución del conocimiento es de tal magnitud que está poniendo a prueba a la sociedad actual respecto de su capacidad de tomar decisiones lógicas, sensatas, pertinentes, viables y sostenibles. Porque cualquier elección, sea de la índole que sea, debe ineludiblemente manejar, en primer lugar, ese marasmo de datos y de información, para, a continuación, poder tomar decisiones estratégicas, en las que se concilie el presente con el futuro. El hoy con lo que vendrá.

Y esta profusión de datos, de conocimiento y en definitiva de dinamismo, como era de esperar, también se ha traducido en algo perverso, ya que las administraciones públicas se están viendo abocadas a legislar y a regular cosas más concretas, con lo cual cada vez tenemos más leyes y normas sectoriales pero menos instrumentos que aporten una visión global y que permitan adoptar decisiones estratégicas orientadas a construir el mañana con una razonable garantía de que lo estemos haciendo bien.

¿Ya estáis imaginando a dónde voy? Seguro que sí. Porque debido a mi tarea como planificador (que no es otra cosa que pensar hoy en el mañana para que un mañana óptimo y mejor pueda ser posible) me encuentro con que es casi imposible dar ningún paso sin toparme con un numero imponente de organismos que quieren imponer cada uno sus visiones sectoriales respectivas (en materia de cauces, aguas, riesgos, sostenibilidad, patrimonio, desarrollo económico, cuestiones legales, procedimentales, radioeléctricas, energéticas, de movilidad, arquitectónicas, de protección al consumidor, de salud, de protección ambiental, vías pecuarias, biodiversidad… ) por lo que creo que, francamente, vamos para atrás.

Porque cada día que pasa hay mas organismos que defienden su parcela temática a ultranza (mediante sus legislaciones respectivas) y menos, mucho menos, órganos que aporten una visión integradora y estratégica… (Y ya no os digo nada de si tenemos buenos gestores, alcaldes o presidentes que sean capaces de liderarnos…). Por lo que cualquier decisión colectiva requiere de verdaderos volúmenes llenos de papeles, planos, gráficos, justificaciones de tantas y tantas cuestiones menudas…  pero sin embargo el propio procedimiento administrativo aboca a que esté, lamentablemente, vacía de ideas. Porque a las ideas las ahogan tantos datos. Y porque, como os decía, nadie mira por ellas…

Por eso, que es a lo que iba, he recibido como “agüita de mayo” una norma aprobada recientemente en la Comunidad Valenciana (España) que, al menos en eso, ha dado en la tecla:

- De una parte, al introducir varios principios simplificadores referentes a la documentación exigible a los planes urbanísticos que “se ajustarán a los principios de mínimo contenido necesario, máxima simplificación y proporcionalidad”.

- Y de otra, obligando a que los diferentes organismos sectoriales emitan sus informes conforme a los plazos establecidos y garantizando una lógica coordinación entre todos ellos gracias a las funciones que para ello le asigna a una comisión creada al efecto.

Bienvenida sea esta norma… Porque, no olvidemos, que La Ciudad Comprometida:

  • “cree en la necesidad de planificar las actuaciones en el territorio y las ciudades, como instrumento para garantizar su sostenibilidad ambiental, social y económica, así como para mejorar sus sinergias. Así mismo, confía en la participación de los ciudadanos y las instituciones en los procesos de planificación como forma de asegurar la idoneidad social de las decisiones adoptadas.”
  • Y “entiende que la planificación es una tarea colectiva: de la sociedad, de sus dirigentes y de los especialistas ambientales, territoriales y urbanos. Que los Planes están al servicio de la sociedad y no al contrario y que la bondad de un Plan está en su capacidad para mejorar la calidad de vida de las personas en todos los sentidos.”
Visto 278 veces

5 comentarios

  • Enlace al Comentario Manuel Viernes, 15 Febrero 2019 09:11 publicado por Manuel

    Creo que pasa en todos los ámbitos. La "sobreinformación " es un obstáculo y necesitamos evolucionar, por supuesto, pero junto a ello necesitamos simplificar, como ha hecho la comunidad Valenciana en este caso. Bienvenidos sean los sintetizadores porque de ellos es el reino de la evolución y progreso. Me he pasado un poco , creo.

    Reportar
  • Enlace al Comentario Eduardo Viernes, 15 Febrero 2019 11:22 publicado por Eduardo

    Me apunto plenamente a esta reflexión y animo a todos los que podamos aportar algo a hacerlo, al menos en la medida que podamos.
    Gracias

    Reportar
  • Enlace al Comentario Juan Carlos García delosReyes Viernes, 15 Febrero 2019 18:24 publicado por Juan Carlos García delosReyes

    Os agradezco a Eduardo y a Manuel vuestros comentarios. Aquí os dejo el enlace de esta reciente norma aprobada por si es de vuestro interés:
    http://www.dogv.gva.es/datos/2019/02/07/pdf/2019_1152.pdf

    Reportar
  • Enlace al Comentario Santiago Sábado, 23 Febrero 2019 18:36 publicado por Santiago

    Espero que a esta norma Valenciana no le pase lo mismo que a nuestro Decreto 36/2014, de 11 de febrero, en el que se creaba La Comisión de Provincial de Coordinación Urbanística (CPCU) cuyas funciones son:

    - La coordinación de los informes sectoriales que con carácter preceptivo deben emitirse tras la aprobación inicial.
    - La coordinación de la verificación o adaptación del contenido de los informes sectoriales cuando estos tengan carácter vinculante tras la aprobación provisional.
    - Cualesquiera otras funciones de coordinación sobre el contenido y alcance de los informes, dictámenes u otro tipo de pronunciamientos que debe emitir la Administración de la Junta de Andalucía.

    Como vemos tan sólo se encuentran los organismos dependientes de la Junta, no así los del estado (carreteras del estado, confederación, telecomunicaciones,...) ni los provinciales (carreteras de Diputación, residuos urbanos,...). Y ni si quiera las administraciones de la Junta respetan los plazos legales establecidos, por falta de medios y de técnicos seguramente.

    Por eso, si no existe una dotación presupuestaria para la correcta aplicación de la ley, ésta va a servir de poco, como estamos viendo en Andalucía.

    Reportar
  • Enlace al Comentario Juan Carlos García delosReyes Domingo, 24 Febrero 2019 13:41 publicado por Juan Carlos García delosReyes

    Gracias Santiago por tu certero comentario/recordatorio sobre la cruda realida administrativa sobre el que seguramente constituye el expeciengte administrativo más complejo que deban tramitar os ayuntamientos... Seguramene uno de estos días contaré los datos reales de un caso concreto, para que se no (les) caiga la cara de veguenza...

    Reportar

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.