Reportar comentario

Me ha gustado el artículo y me resulta interesante el reto que nos planteas. Detrás de casi todo está la falta de dinero, las prioridades de los ayuntamientos, que son en parte reflejo de la de los ciudadanos, y la necesidad de los partidos de permanecer en el poder. Todo se ha inventado, por eso nuestro patrimonio, a la larga una de las principales necesidades, ¿ qué hubiese sido de Granada sin la preservación de la Alhambra ?, queda relegado. Nadie apreciaría un gasto en patrimonio, pero sí suele aplaudirse que se cambia el suelo de Puerta Real. La pérdida de patrimonio no se nota cuando languidece, sino cuando desaparece.
Mi(s) solución( nes) : Sería utópico pedir que los gastos públicos fuesen escrupulosamente controlados y hubiese una pedagogía a favor de nuestro patrimonio ( traducido en ingresos futuros y no solo en gastos). Otra solución, creo que estaréis en desacuerdo, es intentar mantener la fisonomía y los elementos originales de los edificios, pero ahorrar en todo lo posible. Así, si una casa debe tirarse sin mantener fachadas, se tira y se construye igual, incluyendo elementos de la construcción original. Prefiero tener una copia , que una pérdida total. Por cierto, la casa de los Mascarones necesita una urgentísima actuación. Pasé por allí este verano y su estado amenaza ruina y a todo viandante que se acerque. Un saludo