Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios,

¿ aceptas el uso que hacemos de las cookies.? Saber más

Acepto

COOKIES

Al aceptar esta política usted consiente el uso de las cookies utilizadas en este sitio web. 

Concepto de Cookie 
Una cookie es cualquier tipo de archivo o dispositivo que un sitio web descarga en el equipo terminal de un usuario (PC, Teléfono o cualquier otro dispositivo) con la finalidad de facilitar la navegación, almacenar, recuperar y/o actualizar datos. La cookies no daña su ordenador. 

Uso de las cookies en este sitio web 
Las cookies son una parte primordial y esencial del correcto funcionamiento de nuestro sitio web. Utilizamos cookies de:
- identificación
- para la navegación (suponiendo una mejora en la misma y una navegación más cómoda para el usuario)
- para análisis de la navegación (puramente estadísticas)
- para añadir productos al carrito y para comprar productos.

Este sitio web no usa las cookies para almacenar información personal, tampoco para dirigir publicidad nuestra. 

Quién usa las cookies de este sitio web? 
La información que se almacena en la cookies es usada exclusivamente por nosotros. A excepción de Google analytics, que es usada y gestionada por google y por nosotros con fines estadísticos. 
Es posible que al navegar por otras webs se publiciten anuncios de nuestros productos, la visualización de estos es gestionada a través de datos obtenidos mediante cookies a las que este sitio web tiene acceso. 

Desactivar cookies 
Usted puede desactivar las cookies. Sin embargo, si usted selecciona esta configuración tendrá dificultad para acceder a ciertas partes de nuestra página web, tener una navegación menos eficaz e incluso tener dificultad para realizar un pedido de forma correcta en este sitio web.

Puede bloquear, restringir, borrar o establecer las cookies que quiere que funcionen en este sitio web mediante la configuración del navegador:

 

ORTOFOTO

“En mi pueblo todo es tan maravilloso… que también todo está protegido…”

Así de elocuente se expresaba Javi Vazquez, el alcalde de Pórtugos. Un pequeño municipio rural, localizado en pleno corazón de la Alpujarra granadina (Andalucía, España). A 1.300 metros de altitud y mirando hacia el Mediterráneo.

La Alpujarra es una de las comarcas serranas más reconocidas internacionalmente y podría describírtela hablándote de su abrupta orografía, en la ladera sur de Sierra Nevada; de la delicadeza con la que sus gentes miman los recursos que les brinda la naturaleza; o de la inteligencia con la que han sabido vivir en un medio físico tan hostil. Prueba de ello son su ancestral sistema de acequias que alimentan los cultivos agrícolas que aterrazan a las montañas, o la arquitectura de sus pueblos escalonados, que sobresalen paisajísticamente por su inmaculado aspecto compacto.

Y es que Pórtugos es un magnífico exponente de todos los valores culturales y naturales que justificaron la declaración de los Parques Nacional y Natural de Sierra Nevada, o del B.I.C. Sitio Histórico de La Alpujarra Media Granadina y La Tahá, el espacio cultural protegido más extenso de toda Europa.

Pero, aunque el pueblo es bello y su aire huele a miles de esencias naturales, sin embargo, la vida no es nada sencilla para los 389 habitantes de este pequeño municipio rural de alta montaña, ya que, como tantos otros, está inmerso un dramático proceso de envejecimiento y de despoblamiento rural.

“Cuanta menos población, más difícil es mantener los servicios actuales…”

Es verdad que desde hace años la actividad agraria tradicional se va complementando con los secaderos de jamones y con el turismo rural, que le permite contar con numerosos visitantes, especialmente durante los fines de semana. Pero el alcalde enseguida puntualiza:

“Aunque hay varios secaderos de jamones, sin embargo, muchos de los que allí trabajan vienen cada día y se vuelven a ir.  Y de la agricultura vive todo el mundo menos el agricultor…”

Y con respecto al turismo rural, se queja de que ni este ni otros pueblos cercanos lo tienen nada fácil para encontrar un razonable equilibrio entre normas de protección y también algo de flexibilidad, para poder hacer más sencilla la vida a los lugareños.

Porque llegados a este punto, debéis saber también que las gentes sabias de este minúsculo municipio de las montañas andaluzas saben perfectamente que no es posible trazar un futuro halagüeño sin apoyarse precisamente en sus grandes valores y atractivos naturales y culturales… y en la búsqueda de ese difícil equilibrio, a mí me maravilla el tesón y el afán con el que están impulsando un PGOU (Plan General de Ordenación Urbanística) que yo calificaría de modélico. Un instrumento para pensar el futuro con el que me encuentro plenamente identificado por su rigor y su valentía. Y también un instrumento de gestión que, una vez concluido, va a simplificarles todos los trámites y autorizaciones, que ya no pasarán por tantos organismos.

IMG 5800 1 e1504700032505IMG 5800 1 e1504700032505

Pero no solo eso, sino que están impulsando otras iniciativas preciosas. Y, por ejemplo, yo voy a destacar, para contaros, un precioso proyecto para mejorar el uso público de uno de sus grandes atractivos naturales y turísticos:  el paraje de Fuente Agria y el Chorreón:  una surgencia natural de agua ferruginosa y mineromedicinal que data de tiempos inmemoriales, ubicada a las afueras del pueblo. Un singular punto de encuentro para el ocio y las tradiciones.

Recientemente hemos podido concluir este proyecto, del que estamos muy orgullosos, a través del cual:

- se cataloga y protege este patrimonio natural y etnográfico.

- se resuelve la accesibilidad peatonal desde Pórtugos y se ordena el lugar.

- se mejoran los servicios y dotaciones para potenciar el turismo y las actividades de ocio-recreativas.

- y se pone en valor el paisaje y los valores ambientales de Fuente Agria y el Chorreón, y de su entorno.

Por eso quería contaros estas cosas… porque es necesario que se sepa el rigor y la sensatez con la que trabajan en muchos pueblitos, como en este caso Pórtugos, para dibujar un futuro mejor para sus gentes… aunque el viento no lo suelan tener a su favor.

Ya que, como poco, debemos felicitarles y estarles muy agradecidos por su ejemplo.

CROQUIS FUENTE AGRIACROQUIS FUENTE AGRIA

Martes, 23 Abril 2019 04:38

ESCUCHEMOS A LAS MARIPOSAS...

MARIPOSAS DE SN

Como hoy es el Día Mundial del Libro me ha parecido que debía hurgar en el baúl de La Ciudad Comprometida para entresacar algo para vosotros y para mí mismo, como si de oro viejo se tratara...

Y…  ¡¡Alehop!! Mira por donde me he topado con que hace algo más de 7 años reflexionaba sobre una polémica que, a lo que se ve, es recurrente en los periodos preelectorales. Porque me parece que era exactamente la misma que uno de los debates que se ha puesto sobre la mesa en estos días: la ampliación del área esquiable en Sierra Nevada

Y entonces, como ahora, “se sucedían las declaraciones públicas de unos y otros, predecibles en muchos casos, sorprendentes en ocasiones y oportunistas casi siempre…”

“Como era de prever los empresarios del sector turístico han aprovechado para reclamar la ampliación del área esquiable, con el apoyo asombroso del Consejero de Turismo de la Junta de Andalucía, tan metido en su papel, que no le ha costado ni un ápice subirse al carro del desarrollismo turístico en unas declaraciones claramente electoralistas y por ello frívolas e irresponsables...”

“Otras voces respetadísimas, como la de Mayor Zaragoza (ex director de la UNESCO, granadino universal y ciudadano comprometido donde los haya), ponen el dedo en la mezquindad y en la soberbia del ser humano, que le impide convivir en armonía con la naturaleza, y en armonía con las leyes…”

Y precisamente en aquel contexto, o en el contexto actual, según se mire, quise dar alas a una magnífica publicación: Las mariposas diurnas de Sierra Nevada, “que fue concebida como una aportación más al conocimiento existente sobre este maravilloso espacio natural, pero que a través de sus imágenes de ensueño reivindica todo el respeto, el mayor de los respetos, para este legado natural que hemos recibido y que en nuestra soberbia e ignorancia no sabemos valorar suficientemente”.

Sirva este espacio de La Ciudad Comprometida para expandir las alas de esta interesante reflexión… que ojalá nos dote de mayor cordura y respeto.

Mariposa del aire,
que hermosa eres,
mariposa del aire,
dorada y verde.
Mariposa del aire,
¡quédate ahí, ahí, ahí!…

Federico García Lorca

https://granadablogs.com/gr-arquitectos/2012/02/01/la-razon-de-las-mariposas/

Publicado en Oro Viejo
Domingo, 03 Febrero 2019 08:48

ME GUSTARÍA QUE LA LEYERAS…

Me siento lleno de orgullo y de agradecimiento por esta entrevista tan entrañable que ayer sábado publicó la prensa... Esta realizada por Ignacio Henares, el director conservador del Parque Nacional y Natural de Sierra Nevada (Andalucía, España), y me gustaría que la leyeras...

En ella se realiza un paseo por los principales hitos de mi actividad profesional, a caballo entre Andalucía y Latinoamérica. Y también se explican los principios de “La Ciudad Comprometida”, que buscan la combinación de la defensa del urbanismo tradicional y la modernidad a través de los nuevos paradigmas internacionales para el desarrollo urbano.

  • "De esta tierra he aprendido casi todo lo que sé y he recibido mucho más de lo que yo le he podido entregar"

Y aunque lógicamente muchas de las preguntas tienen que ver con la protección del urbanismo vernáculo de los pueblos de La Alpujarra en Sierra Nevada, en realidad en el diálogo que mantengo con Ignacio Henares van aflorando muchas de las cuestiones que afectan a mundo rural en general (despoblamiento, abandono de las actividades tradicionales, deterioro del paisaje…)  y a los conflictos entre desarrollo y protección; entre ordenación del territorio y medio ambiente. En suma, a los criterios no siempre objetivos sobre la toma de decisiones públicas en general.

  • "Se necesitan instrumentos que protejan todos los matices de la arquitectura, del urbanismo y del paisaje rural"

En definitiva, un regalo, una caricia como a mí me gusta llamarlo, que he recibido con algo de pudor y con mucha, mucha alegría… Así que como os decía al principio: Me gustaría que la leyeras.

ENTREVISTA IH 1

ENTREVISTRA IH 2

https://www.granadahoy.com/sierra_nevada/Juan-Carlos-Garcia-Reyes-urbanismo-tradicional-paisaje-paisanajes-Sierra-Nevada_0_1324068224.html

Viernes, 24 Agosto 2018 04:36

QUIEN SOY, DE DONDE VENGO Y A QUIENES SIRVO

SIERRA

El martes pasado quise despedirme de mis vacaciones estivales haciendo lo que más amo: subir a las montañas que más amo también. Así que me entregue por muchas horas entre los senderos, entre los canchales, entre las nubes...

Siempre me produce la misma sensación de pequeñez y de insignificancia contemplar el amplio panorama, cuando en el horizonte se difuminan los perfiles lejanos y la calima entremezcla los planos de la tierra y de la luz. Y es que desde los oteros es fácil comprender que casi todo es pasajero y superfluo, y que quizás nos bastaría para nuestro transitar con una liviana mochila, en la que caben todos los cariños, algún que otro sueño, un libro, y ninguno de los pesares.

Y la franqueza de la montaña me regaló aromas, susurros, caricias y el dulzor del agua fresca de un manantial con sabor a menta. Mientras que la magnitud de la montaña también me ayudó a volver henchido de paz conmigo mismo y con mis retos. Como también la inmensidad de la montaña me prestó su fortaleza para poder proseguir con decisión y presteza mi camino en la vida.

Y durante aquellas horas de luz, cómo no mimetizarse con el modo de vida ancestral del pastoreo y la transhumancia, cuando ya en el descenso crucé los pastos de verano, seguí los surcos entre la espesa maleza que abrió el ganado, aprecié los descansaderos de los animales, y me detuve en una suerte de apriscos en los gocé disfrutando su arquitectura, ingeniosa fusión entre muros a piedra seca, el soporte de los roquedos naturales y la sensatez del hombre de la montaña: un par de rectángulos para separar a los animales y un humilde habitáculo multifuncional en el que pernoctar el pastor, donde dar refugio a las hembras parturientas o alivio a algún animal enfermo. Sencillo hábitat estival de quienes eligieron o heredaron este modo de vida.

Así que desde las alturas me empapé de perspectiva y afiné bien las referencias que me han de servir de guía para orientarme durante el día a día, y para poder recordar, cuando la noche quiera atenazarme, quien soy, de donde vengo y a quienes sirvo...

SIERRA 3

APRISCO

APRISCO 2

WhatsApp Image 2018 03 11 at 18.17.48

Acaba de concluir en Granada (Andalucía, España), ciudad de referencia del Parque Nacional de Sierra Nevada, el I Congreso Internacional de Montañas (CIMAS 2018), un foro interesantísimo que ha reunido por unos días a científicos y gestores “para intercambiar propuestas de cara a garantizar la sostenibilidad de los recursos naturales, la variedad ecológica y el medio ambiente de estos paisajes naturales".

Además su celebración ha coincidido con el primer centenario de la creación de los dos primeros parques españoles: Picos de Europa y el de Ordesa y Monte Perdido.  "Se trata de un cumpleaños mágico para los que dedicamos nuestra vida profesional a la conservación de la naturaleza, a su mejora y a la búsqueda permanente de garantías que favorezcan su realidad hacia el futuro", ha destacado Basilio Rada (director del Organismo Autónomo Parques Nacionales).

Y es que ningún lugar como las montañas puede encerrar tanto simbolismo para los amantes de la naturaleza, ya que "son relevantes por su paisaje, por su flora y su fauna, estratégicos por su situación en zonas montañosas que configuran notables fuentes de recursos hidrológicos, y muy importantes por la vinculación con la historia y la riqueza natural de las poblaciones del entorno".

Ha sido una extraordinaria oportunidad también para que todos los gestores de los Parques Nacionales españoles hayan podido departir con sus colegas de EEUU, de Colombia, México o Perú, por ejemplo, para asumir a “la montaña como oportunidad para recuperar el valor de la naturaleza” (como ha recogido en un artículo periodístico en IDEAL Juan E. Gómez).

Y dado que el acto de clausura ha tenido como protagonista al respetadísimo y admirado Joaquín Araujo, el mayor de los comunicadores y divulgadores de la naturaleza, creo que lo mejor es que os entresaque algunas de sus frases lapidarias, contundentes y llenas de compromiso:

-          “Las montañas son el antídoto para una civilización que se ha arrancado los ojos”.

 

-          “Subir siempre es importante. De hecho, los que amamos las cimas somos gente que subimos porque es demasiado lo que se está bajando, incluso demasiado lo que realmente se está dilapidando o enterrando, cualquier calificativo vale. Y, por tanto, estamos en la posibilidad de enfrentar lo que es una civilización lisiada con lo que puede ser considerada su principal muleta. Y la muleta de esta civilización es lo que queda de naturaleza virgen, maternal, abrigadora, amiga. Eso sucede con los espacios donde todavía podemos encontrar belleza y libertad a raudales. Y esas son las montañas, son nuestra última oportunidad”.

-          “He hablado fundamentalmente de la vivencia. Soy una persona extraordinariamente afortunada. Decidí vivir en el regazo de una montaña desde hace 40 años y, además, de una forma poco menos que monacal. He tenido mucha suerte porque me dejan contarlo y me dejan hacer distintos formatos de la comunicación, pero transmitir fundamentalmente lo que es el inmenso placer de desayunar, almorzar y cenar con un horizonte lejano, con una montaña en perfecto estado de conservación es un tesoro tan inestimable que deberíamos incluirlo entre las preferencias de esta sociedad. Hay que mantener en su lugar la transparencia que nos queda y esa convivencia con el lado absolutamente fértil de la naturaleza que son las montañas”.

 

Y es que, seguramente, “las montañas son nuestra última oportunidad”.

 Hace años, tras concluir el Plan de Ordenación y de Protección del Barranco del Poqueira (Alpujarra, Andalucía, España), recuerdo que escribí una sentida reflexión en reconocimiento de los logros conseguidos en común, a lo largo de los últimos 20 años, por los ciudadanos de aquel hermoso lugar. Toda una lección de responsabilidad y de coherencia que habían dado los tres municipios de aquel valle con motivo de su planeamiento, con el que escribí una de las páginas más gratificantes de mi vida profesional.

Y entre otras cosas escribí que:

“En numerosos lugares, en demasiadas ocasiones, la huella del desarrollismo urbanístico de los últimos años ha terminado por enterrar muchos de los valores urbanos, ahogados por la huella indeleble de la especulación en el diseño y en la construcción de la ciudad.

 HUERTOS URBANOS BUBIÓN

Por ello me parece acertado y justo que se reconozcan los grandes esfuerzos que se están realizando desde la Alpujarra en defensa de su valiosísimo, a la vez que frágil, patrimonio ecocultural. Y es necesario destacar, entre todas, la labor pionera que desde el Barranco del Poqueira que ha permitido que:

-       la Consejería de Cultura haya  delegado en sus tres municipios las competencias para la gestión de sus respectivos Conjuntos Históricos,

-       Y que en el año 2009 se les concediese la Bandera de Andalucía por la planificación y gestión urbanística de su territorio.”

Pues bien, hoy quiero rescatar de aquel plan algunas ideas sobre sus innovadoras propuestas, precisamente aquellas referidas a la PROTECCIÓN DE SUS HUERTOS URBANOS:

 “El lento proceso de crecimiento, evolución y transformación de los núcleos tradicionales a partir de los pequeños asentamientos rurales primigenios ha supuesto la ocupación progresiva de los espacios cultivables existentes entre los cortijos y eras.

 Existen huertos que se mezclan en la trama urbana con las edificaciones residenciales, manteniéndose la actividad productiva en muchos casos. En otros casos se han reconvertido como espacios libres privados, con unas cualidades ambientales reseñables.

 Estos espacios suponen un esponjamiento de la trama y son elementos de gran interés etnológico, destacando los muros que definen los abancalamientos como elementos cualificadores del espacio público.”

Pues bien, en relación a sus huertos de estos tres municipios, el plan estableció diferentes medidas para “Evitar la progresiva densificación de las zonas centrales de los pueblos y la paralela desaparición de los espacios no edificados de carácter privado, tales como los huertos y jardines anejos a las edificaciones tradicionales, de gran importancia a la hora de configurar la escena urbana”.

03 huerto

 Por tanto el plan identificó y catalogó todos los huertos urbanos vinculados a las viviendas y estableció mediadas para su conservación como espacios agrícolas integrados paisajística y ambientalmente dentro de la trama urbana… Supuso toda una innovación y requirió de grandes dosis de pedagogía, pero felizmente eligieron el camino de la sostenibilidad y de la responsabilidad.

Por eso, entonces escribí, muy orgulloso de sus gentes, que el Barranco del Poqueira era todo un modelo a seguir.

 

Este domingo pasado, como casi todos ellos, decidí salir a la montaña para hacer senderismo y cargarme de vitalidad… Recordareis que una de mis frases favoritas es esa que dice:

¿Qué hay en los paisajes que no sea una cierta fertilidad en mí?

Pues bien, en esta ocasión recorrí el Barranco Alcázar, en la cara Norte de Sierra Nevada (Jerez del Marquesado, España), primero ascendiendo por su margen izquierda hacia el área recreativa de La Tizná, y ya tras el bocata, descendiendo por su margen derecha. Conociendo un maravilloso paisaje cultural que nos iba narrando cómo el hombre del lugar se relacionó con la montaña y supo convivir con ella.

En realidad el hilo conductor del recorrido fueron las diferentes obras de ingeniería que a lo largo del siglo XX se hicieron para producir electricidad destinada fundamentalmente para las cercanas Minas de hierro de Alquife, hoy clausuradas pero que durante décadas han sido la única fuente de trabajo de toda la comarca del Marquesado. Aunque lógicamente durante el recorrido en cierto como pudimos identificar los vestigios que a lo largo de la historia dejaron estas gentes, con sus costumbres, en el lugar…
Así pues, iniciamos nuestra senda recorriendo un antiguo camino de arrieros que cruzaba la Sierra y que discurrió en gran parte por uno de los “cortafuegos” del bosque de coníferas que fue sembrado allá por los años ’50 y que en apenas unas décadas ha trasformado el paisaje comarcal. Pero enseguida llegamos a los primeros ingenios para producir electricidad, de los muchos que hay en este valle: Las Centrales Hidroeléctricas del Marquesado. Todo un sistema conformado por la recogida de agua de los arroyos y su canalización a través de un canal para que no mucho después, una vez conseguido un gran desnivel respecto del río, caer con toda la fuerza hacia una Central Hidroeléctrica y sus turbinas para producir la electricidad que permitió modernizar las Minas de Alquife.

Y durante el recorrido que nos ocupó unas cinco horas, apreciamos todos los elementos que conformaban estos sistemas de generación de electricidad, absolutamente innovadores para su época y que trajeron la “modernidad” a estas montañas… Canales, balsas de acumulación de agua, cámaras de descarga, la casa del guarda, las tuberías, las centrales con sus turbinas… Un maravilloso patrimonio de arqueología industrial que ojalá que más pronto que tarde pueda sea objeto de las obras de conservación (e incluso de puesta en uso puntual) para que pueda ser “contado” a los visitantes… Por lo que aprovecho desde aquí para mandar un fuerte abrazo y todo mi apoyo a Juan Carlos Guerrero (investigador/soñador local) que está intentando impulsar estas iniciativas…

Y durante el recorrido visitamos una vaquería, o recorrimos diversas acequias de riego, con sus partidores, nos acercamos a las plantaciones de castaños… y de alguna manera, visualizamos también la exquisita manera con la que el hombre popular se relacionó con el medio en el que vivía y con el que convivía…

En definitiva, una maravillosa mañana teniendo como una guía excepcional a la fotógrafa Nuria Hernández, en unos parajes sobrecogedores, que me cargaron de energía y también de pensamientos… y quién sabe si también de proyectos…

WhatsApp Image 2017 10 22 at 18.57.02

 

WhatsApp Image 2017 10 22 at 18.31.26

 

WhatsApp Image 2017 10 22 at 18.57.03

Martes, 10 Octubre 2017 07:00

PAISAJE Y HÁBITAT EN LA ALPUJARRA

Hace unos días, con motivo de una de mis reflexiones en La Ciudad Comprometida, en la que hablaba de la orfandad que aqueja a los minúsculos municipios de La Alpujarra (Comarca andaluza ubicada entre las provincias de Granada y Almería), mi apreciado amigo, el arquitecto onubense Guillermo Duclós Bautista, uno de los especialistas con mayor sensibilidad que conozco, para mejor ilustrar mis palabras quiso compartirnos en las redes sociales su “álbum fotográfico” sobre esta tierra y yo, claro, le propuse compartirlo mejor con todos vosotros, para lo cual os las muestro aprovechando para rescatar unas palabras que escribí hace tiempo sobre “Paisaje y Hábitat en La Alpujarra”, en la seguridad de que ambos discursos se reforzarán mutuamente:

“El paisaje constituye, sin duda, uno de los elementos más significativos de la Alpujarra – Sierra Nevada. El paisaje de éste ámbito se caracteriza por la intensa humanización y el equilibrio que tradicionalmente ha existido entre el aprovechamiento del medio y la conservación de los recursos ambientales existentes. De esta simbiosis surge un ámbito peculiar, donde tanto valor e interés tienen los núcleos de población como el propio medio natural en el que se inscriben.

Se trata de un área montañosa en la que incluso se localizan las mayores cumbres de la península Ibérica, extendiéndose las comarcas alpujarreña y del alto río Nacimiento, respectivamente, por las vertientes meridionales y septentrionales de Sierra Nevada. Un amplio espacio situado entre las provincias de Almería y Granada, relativamente aislado del exterior por la escasez de comunicaciones, pero aún más recóndito internamente debido a la compartimentación a la que obliga la complejidad del relieve.

El hecho montañoso es, sin duda, la condición geográfica más determinante del área, lo que ha conllevado, entre otros múltiples efectos, el arraigo de una cultura tradicional, el refugio de unos modos de vida ancestrales y de unas formas de hábitat (asentamientos) y habitación (construcciones) singulares.

Se expresa en ésta una sola realidad paisajística que la hace perfectamente identificable respecto a otros espacios. Pero, a la vez, posee tal diversidad interna que se la puede considerar como un extenso mosaico de muy diferentes formas, tamaños y colores.

Este mosico se traduce en elementos tan diversos como las altas lomas cubiertas por verdes masas forestales, pastizales y cultivos hasta las vegas que se encajan en los fondos del valle, pasando por los aterrazamientos de ladera construidos por paratas de piedra y salvaguardados con árboles en los linderos y las mollares laderas cubiertas de almendros y vides.

Esta diversidad de paisaje y los matices que surgen por cada rincón suponen una vivencia de sensaciones visuales, auditivas y aromáticas únicas.


La Alpujarra

Pincha en la imagen para acceder al álbum completo.

 

Los núcleos tradicionales de la comarca, constituyen una de sus más importantes manifestaciones culturales y representan una perfecta muestra de equilibrio entre el asentamiento humano y la naturaleza. Además, juegan un papel integrador que conforma el territorio y el paisaje, manteniendo sus características y convirtiéndose en las señas de identidad comarcal.

La arquitectura tradicional presenta un indudable carácter unitario siendo quizás el más evidente de los distintivos de la comarca. A ello contribuye la belleza de las construcciones, pues en ellas se combinan magistralmente la asimetría de sus volúmenes con el equilibrio en sus medidas y proporciones.

La casa popular es parte integrante del paisaje en un buen ejemplo de armonía con la naturaleza. Los materiales presentes en el entorno son los elementos básicos para su construcción, adoptando una estructura a base de formas cúbicas. Las edificaciones, caracterizadas por sus techos o terraos cubiertos de launa, se encaraman sobre los barrancos y laderas creando conjuntos urbanos que se despliegan como mantos blancos que contrastan sobre la montaña.

De manera recíproca, el paisaje natural se convierte en protagonista en la escena urbana de los núcleos, manifestándose desde los miradores, paseos-mirador, por encima de las edificaciones o enmarcado por las mismas, cualificando de esta manera los recorridos urbanos y convirtiéndose en un valor añadido al indudable interés ambiental de los pueblos de la comarca.”

REFLEXIONES SOBRE LA ORFANDAD DE LA ALPUJARRA GRANADINA