Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios,

¿ aceptas el uso que hacemos de las cookies.? Saber más

Acepto

COOKIES

Al aceptar esta política usted consiente el uso de las cookies utilizadas en este sitio web. 

Concepto de Cookie 
Una cookie es cualquier tipo de archivo o dispositivo que un sitio web descarga en el equipo terminal de un usuario (PC, Teléfono o cualquier otro dispositivo) con la finalidad de facilitar la navegación, almacenar, recuperar y/o actualizar datos. La cookies no daña su ordenador. 

Uso de las cookies en este sitio web 
Las cookies son una parte primordial y esencial del correcto funcionamiento de nuestro sitio web. Utilizamos cookies de:
- identificación
- para la navegación (suponiendo una mejora en la misma y una navegación más cómoda para el usuario)
- para análisis de la navegación (puramente estadísticas)
- para añadir productos al carrito y para comprar productos.

Este sitio web no usa las cookies para almacenar información personal, tampoco para dirigir publicidad nuestra. 

Quién usa las cookies de este sitio web? 
La información que se almacena en la cookies es usada exclusivamente por nosotros. A excepción de Google analytics, que es usada y gestionada por google y por nosotros con fines estadísticos. 
Es posible que al navegar por otras webs se publiciten anuncios de nuestros productos, la visualización de estos es gestionada a través de datos obtenidos mediante cookies a las que este sitio web tiene acceso. 

Desactivar cookies 
Usted puede desactivar las cookies. Sin embargo, si usted selecciona esta configuración tendrá dificultad para acceder a ciertas partes de nuestra página web, tener una navegación menos eficaz e incluso tener dificultad para realizar un pedido de forma correcta en este sitio web.

Puede bloquear, restringir, borrar o establecer las cookies que quiere que funcionen en este sitio web mediante la configuración del navegador:

 

La Arquitectura Comprometida

IMG 1025Hace unos días he tenido la oportunidad de dialogar con la arquitecta Jennifer Barrera (que ha sido directora del programa de arquitectura de la Universidad de Pamplona en Villa del Rosario, Colombia) y a quien conocí hace años cuando fui invitado a su universidad para impartir una conferencia. Y nuestra conversación versó sobre las estrategias pedagógicas para la enseñanza de la arquitectura.

La arquitecta me estuvo narrando cómo los procesos de diseño han ido evolucionando a lo largo de la historia:

“Desde la antigüedad se ha tenido un especial interés por dar un cierto orden e identidad al diseño arquitectónico. Veámoslo a grandes rasgos a través de un recorrido histórico:

Los griegos buscaban a través de la generación de atributos de belleza conseguir la perfección; Posteriormente Vitruvio realizó el primer tratado de arquitectura, con lo cual intentaba dirigir el quehacer del arquitecto estableciendo como principios básicos tres factores: Firmitas, Venustas y Utilitas, los cuales debían tener una cohesión lógica para obtener un resultado idóneo.

La cultura Romana estuvo basada en la hegemonía, que se reflejó en una arquitectura plena de grandiosidad y exuberancia, mientras que en la edad media la austeridad fue la que predominó, como muestra del giro ideológico provocado por el cristianismo.

Posteriormente en el Gótico se hizo uso de los avances tecnológicos y se expresó el simbolismo religioso a través de la majestuosidad y ligereza de su arquitectura, justo lo contrario al razonamiento matemático del Renacimiento, que establecía la representación como herramienta de diseño y primer paso para hacer arquitectura, ya que posteriormente, según lo planteado gráficamente, se ejecutaría lo proyectado -este fue el primer indicio de un proceso de diseño-.

Con posterioridad, durante el Barroco, la expresividad prevaleció ante la técnica, pero con la apertura de la Academia Real de la Arquitectura que impulsó un conocimiento más exacto y una teoría más correcta se otorgó a la arquitectura un carácter más racional, y en esta época se gestaron manuscritos que influyeron en la creación de la escuela de Bellas Artes en Francia, la cual tenía como principal objetivo enseñar a diseñar a partir de un problema específico que era solucionado desde un método lógico.

Y Finalmente, ya con el movimiento moderno, se asumió la arquitectura como una máquina donde la objetividad y racionalidad eran fundamentos para la actividad proyectual. Y debido al enfoque de este movimiento se hizo necesario el control en el desarrollo del proyecto y como resultado de esta necesidad, surgió el proceso de diseño”

Y en el transcurso de nuestra conversación me fue explicando el hecho diferencial que supuso que a partir del Renacimiento y la llegada de la representación gráfica se proporcionó al diseñador un mayor control del resultado, y desde la proyección se hizo factible realizar revisiones y modificaciones, pero también permitió detallar técnicamente el proyecto y esto posibilitó un desarrollo controlado del proceso constructivo de la edificación.

Y así la conversación fue derivando hacia su experiencia en la enseñanza de la arquitectura y en las estrategias metodológicas para ello. Y os quiero trascribir la cita con la que concluimos nuestra conversación, en la que la arquitecta aludió a L.R. MORALES en su libro ”DISEÑO: ESTRATEGIA Y TÁCTICAS” (2004):

“Los métodos de diseño son procedimientos enseñables/aprendibles, repetibles y comunicables que ayudan al diseñador en el proceso de diseñar”

Diciéndome, a modo de resumen: “Por tal razón, es indispensable desarrollar metodologías aplicadas a la enseñanza de la arquitectura que además de aportar conocimientos, sumen destrezas y lógicas aplicables a un proceso creativo coherente y continuo.”

DSCF0038 80

LOCALIZACIÓN: Guadix (Andalucía, España)

Tipo de proyecto: Restauración de edificio religioso para fines culturales

FASE PROYECTO: Ejecutado

PROMOTOR: Obispado de Guadix

AÑO DE INICIO: 2002

 

OBSERVACIONES:

Seguramente ha sido una de los proyectos más emocionantes de mi vida… y en ello influyeron tres factores especiales:

-       Se trataba de “casi” reconstruir desde sus cenizas un ruinoso Templo del s. XVI (construido sobre la anterior Mezquita de los Renegados, que a su vez se situaba sobre el último templo mozárabe medieval) cuya cubierta de armadura mudéjar estaba hundida y prácticamente irrecuperable; y cuya torre tenía todos los forjados y cubierta desaparecidos además de que su fachada lateral se había derrumbado…

-       Se iba a ejecutar mediante una Escuela-Taller, cuyo nombre indica a las claras que los que allí trabajarían serían jóvenes que aún no habían encontrado su lugar en la vida laboral, dirigidos por un puñado de oficiales voluntariosos (maestros de la albañilería, de la carpintería, de las instalaciones y de la ejecución de obras) y una directora de la Escuela Taller con mucho carácter.

-       Y constituía la primera experiencia de una escuela de este tipo para restaurar el patrimonio cultural gestionada por la iglesia católica. 

Más un cuarto actor excepcional: todo este engranaje estaba coordinado e impulsado por D. Jose Luis de los Reyes Arenas, un sacerdote jubilado, emprendedor como él solo, soñador empedernido, más bueno que el pan, pero con el carácter que la ocasión requería…

¡Ah! ¡Lo olvidaba! Y un buen equipo de técnicos bajo la dirección de este humilde pero corajudo arquitecto que os escribe.

Estado Previo

Así pues, el programa de necesidades se centró en acometer las obras de consolidación y restauración del Templo, que como os decía se encontraba en un avanzado estado de degradación y deterioro ya que estaba más que amenazada su integridad y por tanto la pervivencia de sus notables valores histórico-artísticos. Era en definitiva una especie de locura aquella restauración pues, a pesar de que se trataba de un edificio esencial para la fisonomía y la historia de Guadix, en realidad ya no era más que una ruina que estorbaba a todo el mundo, ante la magnitud de los daños y la envergadura de las obras.

En proyecto empezó a ejecutarse mediante la consolidación estructural de la torre (que quedó envuelta por un andamiaje espectacular), y de las cubiertas (artesonado principal y capillas laterales) y siguió con una primera fase de restauración integral que permitiese que en el futuro dicho edificio pudiese ser destinado a fines culturales por parte del Obispado de Guadix.  

Aunque ya han pasado quince años desde aquel trabajo apasionante, me llena de gozo comprobar que con el tiempo se ha ejecutrado una segunda fase para la adaptación de este maravilloso “continente” a fin de albergar el Archivo Histórico Diocesano…

00 ArchivoDiocesano

Lástima que don Jose Luis no haya podido disfrutar de su puesta en uso… porque él fue sin duda alguna el principal artífice de este milagro… Aunque todos sabemos que no fue el único que propició…

http://granadablogs.com/gr-arquitectos/2014/10/02/calle-jose-luis-de-los-reyes-arenas/

Localización:                          Baza (Andalucía. España)

Promotor:                               Ayuntamiento de Baza (financiado con fondos europeos)

Proyecto de rehabilitación:    2017. En proceso de licitación de la obra.

Dado que hoy es uno de esos días mágicos en los que tenemos casi la obligación de soñar, he pensado que qué mejor regalo podría ofreceros que anunciaros la pronta rehabilitación de uno de los teatros históricos de Andalucía: el Teatro Dengra, ubicado en Baza, una pequeña ciudad en la que he tenido la dicha de recalar profesionalmente una y otra vez…

Este teatro data de los años ’30 del siglo XX, fue proyectado tomando como referencia a uno de los focos culturales del Madrid de entonces (el Teatro Callao) y fue inaugurado como cine sonoro.

Este edificio, que está incluido en el Conjunto Histórico de Baza, se ubica en el corazón de la manzana que en su día ocupó el Convento de Santo Domingo (hoy muy transformado) de ahí que una de sus singularidades sea que tiene su acceso principal a través del antiguo claustro conventual. Cuenta con una capacidad de  600 espectadores y de su arquitectura yo destacaría sobre todo la majestuosidad de su patio de butacas, en el que los palcos en voladizo le confieren un gran dinamismo.

Por una serie de circunstancias, a lo largo de mi vida profesional me he visto vinculado en repetidas ocasiones con este inmueble por lo que, de alguna manera, siento que con la recuperación del uso cultural del teatro es como si estuviese poniendo un broche de oro a mi vida profesional…  

-          Primero fue a finales de los ’90 cuando en mi condición de arquitecto diocesano apoyé al sacerdote D. Jose Luis de Los Reyes (Ecónomo y Delegado de patrimonio) para la cesión a la ciudad del primitivo templo de Santo Domingo, por entonces en estado ruinoso.

-          Continué proyectando y dirigiendo su rehabilitación como espacio cultural de la ciudad.

-          Paralelamente, en mi calidad de director del PGOU de Baza, establecí los criterios para la protección y la recuperación urbana del conjunto conventual en el que se inserta el Teatro.

-          También dirigí la restauración del Claustro.

-          Y ya, finalmente, proyecté la rehabilitación del “Dengra”, del cual se ejecutó a través de una Escuela Taller la primera de sus fases.

De todo este proceso, recuerdo especialmente mi defensa enconada por rehabilitar el antiguo templo, a pesar de que numerosas voces reclamaban su demolición y posterior reconstrucción… y yo creo que con aquella apuesta por la autenticidad cultural se ganó una de las primeras batallas en Baza de cara a la protección de su Conjunto Histórico, tan dañado históricamente.  

Por eso cuando, a mediados del año 2017, desde su ayuntamiento me solicitaron que actualizase aquel proyecto de rehabilitación del Teatro Dengra que había redactado una década antes, ya que al fín habían consegudo financiación para concluir las obras,  me pareció la más maravillosa de las noticias.

A grandes rasgos, os cuento que la intervención consiste en devolver al edificio su plenitud arquitectónica, a través de diferentes medidas de restauración, adaptación o renovación, que a grandes rasgos consisten en:

  1. Actuaciones de conservación de los valores históricos, artísticos, sociales y singulares del inmueble (sin renunciar a la adaptación a la modernidad).
  2. Dotación de un equipamiento escenográfico adecuado que garantice su buen funcionamiento como espacio escénico de calidad y su uso dentro de las características y niveles que la propia arquitectura del edificio permite. Y dado su carácter de teatro público, dotarlo de la capacidad de recuperar su imagen histórica de grandes animadores de la vida cultural de la comunidad.
  3. Creación de un nuevo cuerpo a los pies del teatro que permita ubicar en él todos aquellos usos y servicios (baños, salas de instalaciones, taquillas, etc.) que no estaban contemplados en el edificio original, sin necesidad de alterar la concepción del mismo.

Además, el mantenimiento del acceso histórico al teatro a través de la Plaza de Santo Domingo y del claustro conventual, permitirán disfrutar al usuario del teatro de la riqueza arquitectónica de estos espacios así como contextualizar históricamente a este equipamiento dentro de la historia de la ciudad.

Dado que en estas fechas se está licitando la construcción de las obras, seguramente a finales del año 2018 pueda ser reinaugurado el Teatro Dengra, por lo que con su renacer Baza habrá recibido un verdadero regalo de Reyes Magos.

montaje1

seccion