Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios,

¿ aceptas el uso que hacemos de las cookies.? Saber más

Acepto

COOKIES

Al aceptar esta política usted consiente el uso de las cookies utilizadas en este sitio web. 

Concepto de Cookie 
Una cookie es cualquier tipo de archivo o dispositivo que un sitio web descarga en el equipo terminal de un usuario (PC, Teléfono o cualquier otro dispositivo) con la finalidad de facilitar la navegación, almacenar, recuperar y/o actualizar datos. La cookies no daña su ordenador. 

Uso de las cookies en este sitio web 
Las cookies son una parte primordial y esencial del correcto funcionamiento de nuestro sitio web. Utilizamos cookies de:
- identificación
- para la navegación (suponiendo una mejora en la misma y una navegación más cómoda para el usuario)
- para análisis de la navegación (puramente estadísticas)
- para añadir productos al carrito y para comprar productos.

Este sitio web no usa las cookies para almacenar información personal, tampoco para dirigir publicidad nuestra. 

Quién usa las cookies de este sitio web? 
La información que se almacena en la cookies es usada exclusivamente por nosotros. A excepción de Google analytics, que es usada y gestionada por google y por nosotros con fines estadísticos. 
Es posible que al navegar por otras webs se publiciten anuncios de nuestros productos, la visualización de estos es gestionada a través de datos obtenidos mediante cookies a las que este sitio web tiene acceso. 

Desactivar cookies 
Usted puede desactivar las cookies. Sin embargo, si usted selecciona esta configuración tendrá dificultad para acceder a ciertas partes de nuestra página web, tener una navegación menos eficaz e incluso tener dificultad para realizar un pedido de forma correcta en este sitio web.

Puede bloquear, restringir, borrar o establecer las cookies que quiere que funcionen en este sitio web mediante la configuración del navegador:

 

La Ciudad Comprometida

CASTRIL VISTA

Hace unas semanas os contaba que “yo tuve la dicha, de trabajar en decenas de territorios, ciudades y pueblos. Seguramente en los más bellos lugares y para las más bellas personas…” así que he decidido empezar a hablaros de ellos, para impregnaros también a vosotros de sus excelencias, de sus retos y de sus dificultades...  

Y nada mejor para ilustrarlo que empezar por Castril de la Peña (Provincia de Granada, Andalucía, España), un bellísimo lugar de apenas 2500 habitantes donde tanto enamora su población (declarada Conjunto Histórico) como su territorio (declarado Parque Natural).

Empezaremos recordando que Castril sufre un proceso que es común a los municipios de su comarca e incluso de la provincia, con pérdida de la población y envejecimiento de la misma, lo que da lugar a una serie de efectos negativos, que lamentablemente son bastante comunes en el mundo rural pero que se suelen acentuar cuando el lugar está alejado de las grandes ciudades:

-Abandono progresivo de las labores agrícolas tradicionales.

-Deterioro del patrimonio cultural, por las dificultades económicas de mantenerlo y por la ausencia de criterios claros.

-Dificultad para la prestación de los servicios públicos.

-Escasos o inexistentes servicios privados.

-Bajo nivel de renta de la población que permanece en el lugar.

Desde el Plan General de Ordenación Urbana PGOU que estamos elaborando para su ayuntamiento, intentamos rentabilizar las ventajas locales que tiene Castril, para diseñar a partir de las mismas un futuro más halagüeño para sus habitantes, y situar al municipio en una dinámica favorable:

-          dada su ubicación en un entorno natural de gran importancia paisajística (Parque Natural de la Sierra de Castril) lo que dota de grandes posibiliddes al turismo rural, de aventura y de la naturaleza.

-         dada su declaración como Bien de Interés Cultural (Conjunto Historico) ya que su núcleo de población tiene gran personalidad, con una arquitectura vernácula propia, diversos monumentos históricos y naturales sobresalientes y sobre todo con una silueta maravillosa que se recorta en el paisaje... en el que los espacios agrícolas que rodean a Castril tienen tanto valor como su paisaje urbano.

Como veis, planificar este municipio y además ordenar pormenorizádamente sus valores culturales, a fin de garantizar su pervivencia y revitalización, se trata de un trabajo sumamente complejo. Y es para mi (y para mi equipo) un gran honor poder dar respuesta a todas las necesidades de promoción local en coherencia con la protección rigurosa de su rico patrimonio y de su paisaje.

Os recomiendo que visitéis pronto este lugar…

CASTRIL PORTADACASTRIL PORTADA

httpwww.pte jgre.comGaleriaFotosLaUnionimg1338 slideshowEsta mañana, justo al despertar, he descubierto por azar en las redes una reflexión realizada por un antiguo amigo de la infancia, con el que compartí años de internado en la Universidad Laboral de Sevilla. Y en ella narra sus vivencias de niño al volver a casa (Huesca) en cada una de las vacaciones trimestrales, cuando descubría una y otra vez que no había nada más entrañable que volver a tu casa y a tu barrio… Aun cuando se tratase de un humildísimo barrio de casas baratas, con gente hacinada, con malos servicios y puede incluso que con mala reputación (para los más pudientes, claro).

Y esta reflexión que nos realiza Sebastián Gracia, hoy un reputado abogado amante de las montañas, que ha denominado “EL BARRIO COREA. LOS BARRIOS COREAS”, surge como reflejo de un artículo publicado en El País, escrito por Anatxu Zabalbeascoa: “¿Cuántas Coreas hay en el mundo?” a cuenta de una exposición del fotógrafo Alejandro S. Garrido que documenta el presente de un territorio periférico que sigue siendo un enigma:

“El franquismo y la propaganda norteamericana sembraron España de barrios de casas baratas. En los años cincuenta, los arrabales de muchas ciudades españolas se llenaron de urbanizaciones marginales en las que las que se apiñaban viviendas insalubres –sin instalaciones y asentadas en suelos sin pavimentar- para quienes llegaban del campo a buscar fortuna en la ciudad. Aunque estas barriadas sin infraestructuras no tardaron en ser conocidas como Corea -la guerra contra el comunismo que libraban los americanos, el origen de ese nombre continúa siendo un misterio sujeto a múltiples interpretaciones para los miles de familias que habitan hoy los barrios.” https://elpais.com/elpais/2017/07/10/del_tirador_a_la_ciudad/1499703860_241439.html

Así que hoy, que mi mente ha volado hacia aquellos años de crecimiento personal y de incontestable hermandad con mis compañeros “laborales”, lo que me apetece es simplemente dejaros que leáis las vivencias de mi entrañable amigo Sebastián, de quien conocía mucho pero que no recuerdo que me hubiese hablado de aquel barrio suyo que llevaba en las entrañas… Sirvan por tanto los artículos de Sebastián y el de la periodista de El País, como la exposición fotográfica que los ha motivado, a modo de recuerdo entrañable para las miles y miles de familias que han vivido en esas barriadas periféricas que en todas las ciudades españolas proliferaron en los años ’50 y ’60 del siglo XX para resolver los gravísimos problemas de vivienda.

Os dejo por tanto con Sebastián Gracia y su Barrio Corea de Huesca:

“¿Puede un hombre enamorarse de una mujer poco agraciada físicamente, pobre y no con mucha cultura? ¡Pues claro que sí el amor no entiende de eso, el amor no es una fiebre superficial, el amor es un virus interior! Lo mismo me ocurrió a mi a los 15 años con mi barrio...con el Barrio Corea.

Cuando nos daban vacaciones en la Universidad Laboral de Sevilla y regresaba a casa me pegaba 24 horas de viaje. Siempre llegaba al amanecer y con más hambre que un gitano (dicho con perdón). Cuando el autobús de la Oscense coronaba Las Canteras de Almudévar y de pronto aparecía esa Huesqueta nuestra con Guara y el Salto Roldán al fondo, el bello de todo mi cuerpo se erizaba de emoción (no exagero), y como un resorte pensaba en el par de huevos fritos que me haría mi madre al llegar y los jugos gástricos parecían decirle al conductor del autobús que corriera más que quería llegar pronto con los míos y con mi barrio. Luego cuando bajaba del autobús marchaba pitando para el barrio, por los Porches, Coso Bajo y Ramón y Cajal.

Al cruzar el puente del Isuela ya me empezaba a sentir en casa, pero al llegar a la calle Gibraltar y girar para entrar en el barrio, como una ceremonia secular sucedían dos cosas sentía en cierzo en la cara (allí pega fuerte el aire que viene de la Sierra ) y simultáneamente ralentizaba el paso, como quien come un buen pastel que da bocados pequeños para saborearlo más rato.

Luego ya en casa, en el Barrio, y con los míos (incluido como míos ese par de huevos fritos con ensalada de cebolla bien avinagrada) solo me faltaba preparar la mochila...el Pirineo esperaba....pero antes como quien teme que lo suyo ya no esté, iba a dar una vuelta por mi querido barrio, desde los cuarteles a las Mártires, desde Fosal de Moros al Barranco de la Alfondiga...no faltaba ninguna casa...ya podía respirar tranquilo. Es lo que tiene estar enamorado de un barrio físicamente poco agraciado, pobre y no muy culto....Pero nunca renegué del Barrio Corea.

Algunas veces es verdad que cuando intentabas ligar con las hijas de papá (las del otro ensanche) igual que San Pedro también yo escondía que era coreano.....Hoy compartiendo mesa y mantel en reunión profesional con el último gran intelectual de esta Huesqueta mía, Ambrosio, el gran Ambrosio, he mencionado mi extraña obsesión con el Barrio Corea...entonces me ha contado que en las Navidades estuvo en Madrid viendo una exposición en Caixa Forum titulada "El Barrio Corea" donde había fotos de mi barrio y sus tocayos.

Y como esos hombres que se enamoran perdidamente de la más fea, pobre e inculta del pueblo, y que sienten cierta vergüenza en contarlo, pero que cuando lo cuentan si el que le está escuchando le confiesa lo mismo, siente un gran alivio de saber que su amor no es un amor degenerado....cuando Ambrosio me ha dicho que en España hay casi diez Barrios Coreas similares y Google me ha ratificado el hecho...me he autorizado a contar a gritar que ¡si soy choni....pero barriadamente enamorado.. -postdata: para los que padezcan hoy de insomnio aconsejo dejar de leer la suspensión de la proclamación del Molt Honorable Señor de Bruselas, y buscar en Google "El Barrio Corea"...el resultado podría ser suficiente para una tesis doctoral”

https://www.facebook.com/sebastian.gracia/posts/10211499146057539

¡Ah! Le acabo de proponer a Sebastián compartir próximamente una semana del Camino de Santiago… porque ya va siendo hora de que nos volvamos a ver, pues 41 años son muchos años…

Coches autonoms

Fuente: BBVA

 

Como ya habréis adivinado, no concibo la vida de un solo color y es por eso que disfruto estando inmerso en numerosas tareas y proyectos simultáneamente… ¿Es eso sensato? Según se mire, claro, pero a mí me da la vida sentir que mi vida depende de numerosos hilos de modo que si uno se deshilacha o se rompe quedan otros…

El caso es que desde hace un par de meses varios de esos hilos tienen que ver diversos proyectos de investigación en los que me he introducido apasionadamente que buscan aunar mi mirada hacia la ciudad con otras miradas especializadas de expertos en materias específicas, de cuyas conclusiones os iré informando...  Pero no es eso de lo que quería hablaros esta mañana, ¡Que me pierdo! ¡jajaja!

Hace unos días, mi apreciado Alberto Giachi (un sofisticado experto, dotado de una gran sensibilidad, y que conoce como nadie los entresijos de la iluminación en la arquitectura, en los espacios urbanos y en la ciudad misma) me mandó un artículo que reflexiona sobre “Cómo cambiarán las ciudades con los coches autónomos” que he leído con interés y que ha abierto mi curiosidad.

Y es que su autor sugiere que la llegada de los vehículos autónomos tendrá clarísimas implicaciones de índole urbanística que obligarán a replantear el diseño de las metrópolis y sus periferias:

“¿Qué efectos tendrán en la seguridad vial? ¿Qué pasará con la industria del seguro? Y, a nivel laboral, ¿qué será de todos los que se ganan la vida con un volante entre las manos, ya sea con un coche, un camión o un autobús?...

…Gran parte de las ciudades occidentales, y especialmente en Estados Unidos, están diseñadas sobre la base de que el coche es básico e imprescindible. Si a esos coches, auténticos reyes urbanos, les quitamos el conductor, ¿qué pasará con nuestras ciudades?”

El caso es que los expertos aún no se ponen de acuerdo en si la proliferación de estos vehículos autónomos (solo en la Unión Europea se calcula que habrá 27 millones circulando en 2030) vaya a ser positiva para la calidad de vida urbana.

“Los más optimistas parten de la premisa de que la generalización del coche autónomo provocará que haya menos tráfico y menos necesidad de aparcamiento y garajes, dos efectos indudablemente positivos… y circularán menos coches, pero estarán casi constantemente utilizándose para atender las llamadas de sus usuarios, que tendrán un modelo de uso por suscripción o los solicitarán puntualmente por una aplicación, como ya se hace en la actualidad con Uber, Cabify o servicios de alquiler por minutos tipo Car2Go.”

Pero esta visión optimista del futuro de las ciudades y el coche autónomo tiene un punto débil: “¿hasta qué punto es seguro que el desarrollo del coche autónomo implique más movilidad compartida y menos coches en propiedad?” porque un estudio realizado por el Instituto de Estudios sobre el Transporte de California llegó a la conclusión de que en Estados Unidos, aplicaciones de movilidad como Lyft y Uber solo habían reducido mínimamente el número de vehículos en propiedad, y además habían provocado menos desplazamientos a pie, en bicicleta y en transporte público, con el consiguiente aumento de los desplazamientos en que se realizan en coche.

Y otra de las debilidades del supuesto impacto positivo del coche autónomo en las ciudades es la necesidad de que éstas estén preparadas tecnológicamente:

“¿Pueden mejorar los vehículos sin conductor un entorno que los acoge sin la adecuada preparación tecnológica? En 2015, la estadounidense Liga Nacional de Ciudades realizó un informe con 68 urbes, incluidas las 50 más grandes de Estados Unidos, y solo el 6% había estudiado en sus planes de movilidad el impacto futuro de los vehículos autónomos.”

Preguntas sin respuestas por el momento… por eso los urbanistas debemos empezar a estudiar esta cuestión para anticiparnos al futuro.

¡Que tengáis un bonito día!

https://www-bbva-com.cdn.ampproject.org/c/s/www.bbva.com/es/cambiaran-ciudades-coches-autonomos/amp/

Página 1 de 3