ARQUITECTURA

ESCULTURAS RECINTO FERIAL DE ATARFE (GRANADA)

FECHA INICIO / FINALIZACIÓN: 2007/2007

PROMOTOR: PROYECTO ATARFE S.A.

UBICACIÓN: Atarfe (Granada)

TIPO DE PRYECTO: Singular

El encargo de Proyecto Atarfe S.A. surge tras la conclusión de las obras de urbanización del Parque “La Alameda” y de la construcción de la Plaza de Toros de Atarfe. Es entonces cuando se plantea la necesidad de planificar la integración urbana de los espacios adyacentes a ambos proyectos. Se pretende dotar de significado y grafismo al paisaje con el objeto de cargarlo de identidad propia y configurar un marco urbanístico con personalidad. Se plantea el tratamiento de las tres rotondas existentes mediante la ubicación de tres esculturas de gran monumentalidad capaces de establecer un diálogo entre ellas.

Ha recibido una especial atención la posición de las estructuras escultóricas procurando ofrecer el punto de vista más apropiado y su interrelación, de modo que los posibles recorridos, tanto peatonales como rodados, además de funcionales, se nutran de interés. Se trata de un paisaje diseñado y ordenado por la mano del hombre que adquiere una dimensión contemporánea, viva y dinámica.

Para reforzar el carácter unitario e indivisible del proyecto, se ha optado por un discurso estético similar tanto en fondo como en forma. El lenguaje de la abstracción como fondo y la monumentalidad y el hormigón como forma. La elección del hormigón ha sido una de las primeras de las apuestas del proyecto para anclar al lugar elementos fuertes, esculturales y atemporales, que aportan un claro mensaje.

La reflexión y el estudio sobre formas plásticas vigentes a través de un tiempo casi ilimitado son referencias claras que han servido como fuente de inspiración. Los dólmenes y menhires, de nuestra prehistoria y un barrido visual por la historia del arte, nos centran en la idea de no estar “descubriendo la luna” y que la intención que animó a nuestros antepasados, se mantiene intacta. La vehemencia con que se acomete un encargo como este ha de ser muy similar a la que sintieron nuestros antepasados cuando se propusieron poner de pie grandes piedras que marcaran un lugar específico, dar gracias y pedir protección, o marcar la grandeza del imperio romano. La historia está llena de hitos independientes del credo o la religión, de la concesión estética a la política, todas ellas consiguieron un hecho, perdurar más allá de su propio tiempo. Son elementos arquitectónicos y también esculturales que proponen una reflexión de la realidad del entorno en el que se ubican. Se trata de un gesto potente acorde con su escala.

Situada próxima al puente de la A-92, la estructura escultórica Medina Elvira llamada ‘Puerta de las Culturas’, conducirá por un lado a las ruinas de Medina Elvira y por otro al recinto ferial cumpliendo una doble marca de identidad hacia esos dos lugares. En el propio diseño se recogen esas dos referencias, los dos grandes pilares que sostienen las estructuras, el hermanamiento con la rotonda taurina, y por otro lado hacen referencia a los dos lugares que pretenden anteceder. Es una puerta de acceso, un doble sentido.

Este elemento construido, junto a la estructura escultórica taurina que hay situada frente al Coliseo taurino de Atarfe, representan a una ciudad con un fuerte intercambio cultural que ha ido dignificándose. Es también una reivindicación de la emancipación de la periferia sobre la capital.